Una refrescante tradición

Una refrescante tradición

- in Gastronomía
2020
Comments

Por Jacobo Strimling | [email protected]

• Todo tipo de antojos se sacian en  ‘La Michoacana’, un negocio familiar con 80 años de historia que sigue conquistando paladares.

Charlotte, NC.- Allá por los años 30, en el estado mexicano de Michoacán, un hombre llamado Rafael Malfavón comenzó a vender helados y paletas en cajas de madera y a bordo de burros las distribuía en el poblado de Tocumbo y sus alrededores. Así comienza la historia de las paleterías ‘La Michoacana’, que desde hace unos años cuenta con sucursales en Carolina del Norte.

Malfavón enseñó el oficio a jóvenes del lugar y un negocio de tradición familiar, y a través de la migración de los michoacanos, logró consolidarse en todo lo largo y ancho de la República Mexicana a tal punto que, podemos afirmar hasta en el pueblo más pequeño hay una ‘Michoacana’.

Décadas después, ‘La Michoacana’ también se extendió a Estados Unidos, trayendo a la comunidad latina el sabor de felicidad que contiene cada paleta, nieve y helado de la añeja receta casera. A Charlotte llegó hace unos cuatro años y lo hizo a través de un descendiente directo de Rafael Malfavón, el señor Rigorberto Fernández Malfovón, quien junto a su esposa, hijos y sobrino operan tres sucursales en la ciudad.

Esforzados en ofrecer productos con la mejor calidad de fruta, la familia Fernández fabrica paletas heladas con las recetas que han pasado de generación en generación. “Llegamos a la Florida en 1999 con la idea de abrir ahí el negocio que comenzó mi tío abuelo hace ya más de 80 años” comentó Don Rigo a HOLA NEWS.

Tras su paso por la península, y después de abrir varias sucursales, los Fernández se instalaron en la Ciudad Reina donde elaboran y venden una variedad de más de 50 sabores en helados, paletas y aguas frescas. “Estando buena la fruta, sale bien el producto” explica el reconocido heladero al ser cuestionado por el secreto del éxito de ‘La Michoacana’.

Las frutas que utilizan provienen de distintos puntos de México y Estados Unidos. De guanabana, pistache, chongos zamoranos, mamey, tamarindo, fresas con crema, coco o nanche, por mencionar los sabores que difícilmente se encuentran en las heladerías gringas, los encantos al paladar son interminables y apuntan a la nostalgia de los latinos en Charlotte. Tienen hasta helados que elaboran con  ‘Gansito Marinela’ y con los bombones de chocolate ‘Ferrero Rouche’.

Más allá de los deleites congelados, populares entre su clientela además son los preparados de fruta, por supuesto con chilito y limón si así lo requiere el cliente. De mayor elaboración, costo y suculencia son las creaciones de la señora Doris Fernández, esposa y socio de Rigoberto, que se preparan con la buena calidad de fruta, y en buena cantidad apegándose a otro sello distintivo de la marca, y otros ingredientes.

La Supermangonada, la Frutalada, la Sandía loca, Pepino Gazpacho y la Megapiña son manjares que se preparan de manera artesanal, y en los que se combinan sabores picantes, dulces, amargos y refrescantes que arrebatan el calor, el estrés, el antojo o la añoranza, o hasta todos los sentimientos a la vez.

Con el mismo gusto de satisfacer a su clientela, la familia de ‘La Michoacana’ ha comenzado a ofrecer platillos más allá del postre, tentempié o refrigerio. Hot dogs estilo Sinaloa, tortas estilo Tamaulipas, Menudo de lengua y otros deleites se han sumado a la extensa oferta de esta tradicional heladería mexicana.

LA MICHOACANA
6301 N Tryon St, Charlotte, NC 28213

6300 South Blvd Ste 100, Charlotte, NC 28217

280 Concord Pkwy S, Concord, NC 28027

About the author