HB 328: “Una medicina amarga”

HB 328: “Una medicina amarga”

- in Noticias CLT
797
Comments

La noticia de que un nuevo intento por restaurar los permisos de conducir para la comunidad indocumentada habría llegado al seno de la legislatura de Carolina del Norte, llenó de optimismo a los hispanos que, a través de la página de Facebook de HOLA, expresaron su alegría y esperanza.

Sin embargo, el desglose de las cláusulas de este proyecto, que en la legislatura actual se conoce como el HB 328, comenzó a levantar polémica y preocupación.

Y es que preocupan los aspectos que descalifican a los inmigrantes para recibir este privilegio, en caso de ser aprobado, así como la toma de huellas dactilares, la incautación de vehículos a los que sean detenidos manejando sin permiso y el desconocimiento de documentos como la matrícula consular mexicana o las identificaciones de convenios entre organizaciones y representantes de la ley, como el que opera en la ciudad de Greensboro.

El abogado Raúl Pinto, del Centro de Justicia de Carolina del Norte, dijo en entrevista telefónica con HOLA que su organización reconoce la importancia y el beneficio de este proyecto para la comunidad inmigrante en el estado.

Sin embargo destacó la importancia de realizar foros informativos para estudiar el proyecto que contiene provisiones que afectarían la seguridad y la economía de personas de escasos recursos”, al referirse a la cláusula que autorizaría a los policías a incautar el vehículo si la persona que lo maneja no porta un permiso o licencia. “Y esto no afecta solo a indocumentados, sino a ciudadanos comunes que, por olvido o descuido, no cargan su documento y luego se verían enfrentados a multas y pagos en corte”.

Es normal que a todos nos preocupe y nos cause incertidumbre lo desconocido”, dijo a HOLA la activista Maudia Meléndez, presidenta de la organización Jesus Ministry. “Ahora estamos hablando de un permiso de conducir y una identificación emitida por el estado, que si bien no va a ser la cura a la necesidad de toda la comunidad, al menos va a quitarle la angustia a miles de padres que manejan bajo amenaza de ser detenidos por no tener autorización para manejar”, agregó.

Meléndez ha sido en el estado la impulsora de una iniciativa para conseguir que se vuelvan a extender licencias o permisos de manejo a la comunidad inmigrante. Su lucha inició en 2011 y se ha mantenido constante, desde entonces, en su propósito por conseguir este documento que facilitaría la vida de los miles de indocumentados que viven en Carolina del Norte.

Identificación estatal

La HB 328 propone la creación de un permiso de conducir y una identificación estatal que reemplazaría los actuales avances de documentos como el emitido en colaboración del Departamento de Policía de Greensboro por parte de la organización Faith Action Internacional House, los que se adelantan en Burlington y los esfuerzos de una comisión intergrupal en Charlotte para conseguir la emisión de un ‘ID’ municipal.

Con esta propuesta, la gente va a contar con un documento con valor estatal, no solo en las localidades como es el caso de los ID que ahora funcionan en algunos lugares. Van a poder manejar, van a poder abrir cuentas de banco con este documento”, dijo Meléndez.

 

About the author