Mucho arte mucha lucha

Mucho arte mucha lucha

- in Cultura
311
Comments

Por Jacobo Strimling | [email protected]

• Museo Bechtler  inaugura ‘Wrestling the Angel’, exhibición que explora el papel de la religión en el arte contemporáneo.

Charlotte, NC.- A lo largo de la historia las prácticas religiosas y la contemplación espiritual han sido parte integral de la creación de objetos.

Numerosos artistas de todas las disciplinas, han reconocido que la educación religiosa, la práctica espiritual o el arte sacro tienen influencia en su trabajo.

Dichas experiencias se exploran en la recién inaugurada exhibición en el Museo de Arte Moderno Bechtler.

Con el instigador título ‘Wrestling the Angel’ (Luchando el ángel), la exposición examina cómo la religión y el arte sacro aparecen en trabajos realizados por pintores, escultores y fotógrafos aparentemente laicos. Como ha sucedido en otras muestras, muchas de las piezas que se exhiben en recinto cultural pertenecen a  la amplia colección que la familia Bechtler donó a la comunidad de Charlotte.

Elevándose al cuarto piso del museo, los elementos religiosos aparecen en los trabajos de Chagall, Rouault o Warhol, entre otros artistas, de diversas maneras. Utilizando historias y símbolos tradicionales, los creadores investigaron el papel de las organizaciones religiosas en los conflictos sociales. De tal manera aparece la estatua de una virgen instando a “romper tus armas”, en respuesta al incremento de la violencia por armas de fuego, hace más de una década.

La misma imagen sacra es plasmada por la charloteana Gina Gilmour junto a una muñeca de trapo para manifestar como la influencia espiritual se ha mutado de las iglesias a la cultura popular.

Latinos presentes

‘Luchando el ángel’ también se encuentra el artista local Julio González con dos obras de su inspiración. Una, la titulada ‘Emergence 3’, es una representación en madera tallada de Itzamna, uno de los dioses creadores en la religión maya. La segunda, honrando sus raíces, representa un penacho precolombino y fue realizada con tejidos de punto.

“Las obras se crearon utilizando herramientas y técnicas modernas para volver a imaginar artefactos antiguos”, explica González. “Las piezas son parte de un cuerpo más grande de trabajo que considera la religión como historia. Cuando pienso en la historia me acuerdo de la frase: ‘la historia está escrita por los vencedores’. Entonces, ¿en el caso de los mayas y otros pueblos indígenas quiénes son los ganadores?”,  cuestiona el artista que lleva el mote de ‘The Mexican’ y se responde: “las piezas se conciben en el espacio que hay entre los ideales de la religión y nuestra larga historia de violencia en nombre de la religión”.

Honrado de haber sido considerado en la exhibición que permanecerá abierta hasta septiembre de 2018 y de sumar su voz a la ‘lucha’, González siente que sus obras fueron incluidas, en parte, porque hablan de las diferencias de la percepción del tiempo entre los mayas con otras culturas occidentales.

“En la Biblia, el libro de Apocalipsis describe el apocalipsis y la batalla final entre el bien y el mal. Después de esa batalla, es una alegría celestial para la eternidad. La creencia maya era cíclica. Mientras que la creencia cristiana es que lo que ha sido nunca volverá a ser. Para los mayas es: lo que ha sido será otra vez”, ahonda González.

En otras obras, artistas recurren a partes de la Biblia y el Corán para explicar la intolerancia religiosa que arrasa con sus culturas. Otros yuxtaponen detalles del arte religioso con referencias comunes para examinar la relación entre las prácticas tradicionales y la vida contemporánea.

Metáforas y mensajes más reservados o personales se lanzan a través de otras piezas, como las esculturas realizadas por la puertorriqueña Cristina Cordova. Pero sea la intención de las piezas artísticas, aliviar, empatizar u orientar, es muy probable que en ‘Wrestling the Angel’ encontrarás a Dios y,  más aún,  que Dios te encuentre.

Wrestling The Angel
Hasta el 9 de septiembre de 2018
Bechtler Museum of Modern Art
420 South Tryon St., Charlotte, NC 28202
Entrada: $8.
Menores de 10 años entran gratis.

About the author