SABOR: Un giro a la autenticidad