Reed Gold Mine: La euforia del oro en la palma de tus manos

Reed Gold Mine: La euforia del oro en la palma de tus manos

- in De Paseo
633
Comments

Midland, NC.- La fiebre del oro que tuvo sus orígenes hace más de 200 años en Midland, Carolina del Norte, cobra vida cada día en Reed Gold Mine.

Esta mina es el primer sitio documentado en la historia de Estados Unidos en el que se reporta el descubrimiento de oro. El preciado metal se encontró en 1799 e inicialmente se explotó de manera artesanal en las aguas de un arroyo cercano a la mina.

Posteriormente, se implementó el uso de maquinaria para crear los túneles  que permitieron explotar el oro de la mina hasta 1912, año en que se cerró definitivamente. Fue hasta 1975 que volvió a abrirse para efectos de educación y turismo.

Accidental descubrimiento
John Reed, propietario de la granja donde se encontraba la mina,  disfrutaba de un baño en el río junto a sus hijos la tarde de un domingo de 1799, cuando encontraron una piedra brillante amarilla que pesaba aproximadamente 17 libras. La piedra les pareció hermosa y diferente y decidieron llevarla a casa para detener la puerta frontal de la vivienda.

No fue hasta 1802 cuando un joyero que visitaba la zona ofreció a Reed $3.50 por la piedra, un décimo del 1% de su valor real. Sin embargo, esa cantidad llamó la atención de Reed, ya que representaba el equivalente a una semana de trabajo en la granja. Decidió asociarse con otros granjeros para – en sus tiempos libres- dedicarse a buscar rocas en el arrollo. La agricultura seguía siendo su prioridad.

Bastaron unos cuantos años para que la fiebre del oro se expandiera y familias enteras se volcaran a esta zona para extraer oro y poco a poco comenzó la industrialización de este sector que llegó a ser  la segunda fuente de empleo en Carolina del Norte, después de la agricultura.

Reed murió en 1848, pero la mina siguió funcionando hasta principios de los años 1900. Posteriormente fue declarada patrimonio histórico del Estado y se reconstruyeron túneles y sitios de “colado” de piedras a fin de recrear el ambiente de la mina en sus mejores años.

Un paseo gratuito
Este  es un  sitio histórico al que las familias pueden entran sin pagar un centavo y en el que también pueden probar suerte al escarbar en el río y dentro de la mina, en búsqueda de una pepita de oro. Adquirir el equipo  para “colar” las piedras tiene un  valor simbólico de $2.00.

“La última vez que se encontró oro en una porción de casi una onza fue en 1989 y desde entonces no se ha visto más que sólo pequeñas hojuelas, pero son un gran tesoro para quienes las encuentran. No dudo que alguien se encuentre una pepita de oro un día de estos, al fin de cuentas esta es una mina”, dijo a HOLA NOTICIAS Susan Smith, guía de turismo de Reed Gold Mine.

Reed Gold Mine queda a escasos 35 minutos al noreste de Charlotte y ofrece la oportunidad de recrear un momento en la historia y de – si la suerte lo permite – salir con un tesoro en las manos, sobre todo en esta época en la que el valor del oro ha alcanzado su mayor precio.

Algunos túneles han sido reconstruidos para permitir el acceso a los visitantes, además de que hay historiadores o “cuenta cuentos” que se dedican a explicar con datos y anécdotas las experiencias y hechos vividos en ese lugar.
Se estima que al menos unas 60 mil personas visitan Reed Gold Mine anualmente.

Más información: Reed Gold Mine
Martes a sábado, de 9:00 a.m. a 5:00 p.m.
9621 Reed Mine Rd.Midland, NC
www.reedmine.com | (704) 721-4653

About the author